91 410 02 00

Cistitis

 

cistitis - urólogo madridLa cistitis es una infección causada por bacterias, de la parte baja del tracto urinario (vejiga). Esta patología es mucho más frecuente en el sexo femenino, debido a que las mujeres tienen la uretra más corta y más cerca del ano. Esto permite que las bacterias puedan llegar con más facilidad hasta la uretra y la vejiga.

De hecho, entre el 10 y el 20% de las mujeres sufrirán al menos un episodio de cistitis a lo largo de su vida, que serán recurrentes en el 20% de los casos.

La mayoría de los casos se dan en mujeres entre los 2 y los 40 años. Sin embargo, en los hombres, la cistitis es más frecuente en los primeros años de vida, y suele estar asociada a anomalías en el tracto urinario. Cuando se da a partir de los 50, normalmente está asociada a patologías prostáticas.

La cistitis puede ser esporádica o recurrente (cuando se repite habitualmente). En el segundo caso, puede afectar a la calidad de vida del paciente, no por la gravedad en sí, sino por las molestias repetidas y frecuentes.

¿Qué puede causar la cistitis?

Aunque existen múltiples bacterias que pueden infectar las vías urinarias y causar cistitis, la más común es el bacilo intestinal Escherichia coli (E-coli).

Síntomas de la cistitis

Los síntomas más habituales son:

  • Dolor y/o escozor durante la micción. A veces esta micción es incompleta. El paciente tiene muchas ganas de hacer pis, pero cuando va al baño no puede hacerlo.
  • Aumento del número de micciones. Se tiene necesidad de orinar más frecuentemente, aunque en pocas cantidades.
  • Dolor encima del hueso púbico.
  • Orina opaca y con olor desagradable.
  • Presencia de sangre en la orina.
  • A veces puede presentar fiebre.

En algunos casos, el paciente no presenta ningún síntoma, pero se detecta una concentración bacteriana > 105 (UFC)/mL, con una o dos especies de microorganismos en la orina.

¿Cómo se trata la cistitis?

El tratamiento dependerá de la gravedad de la cistitis. Normalmente se prescribe un tratamiento con antibióticos, que contribuye a la eliminación de los microorganismos, aliviar los síntomas y previene la aparición de complicaciones.

Dependiendo de si estamos hablando de un episodio esporádico o uno de cistitis con repetición, el tratamiento también va a variar. En casos esporádicos se utiliza un antibiótico efectivo frente a los patógenos habituales. Normalmente, es monodosis y consigue la curación del paciente en más del 80% de los casos.

En el caso de las cistitis recurrentes, además del tratamiento antibiótico, se aconsejan ciertas prácticas dietéticas profilácticas:

  • Abundante ingesta de agua.
  • Lavado perianal frecuente.
  • No aguantarse la micción.
  • Vaciar la vejiga antes y después del coito.

En estas pacientes, el tratamiento con antibiótico se suele alargar de 3 a 7 días, desaconsejándose las dosis únicas.

¿Se puede prevenir la cistitis?

Para prevenirla se deben seguir las siguientes pautas y medidas preventivas:

  • Beber la suficiente cantidad de agua a diario (2 o 3 litros al día), preferiblemente si es de mineralización débil.
  • Orinar con frecuencia y vaciar la vejiga totalmente. No aguantarse las ganas de orinar, ya que favorece la proliferación de gérmenes.
  • Miccionar siempre antes y después del coito, para eliminar las posibles bacterias después del acto sexual para eliminar las posibles bacterias.
  • Evitar los lavados vaginales frecuentes.
  • Cuando se evacúe, las mujeres deben limpiarse desde delante hacia atrás, para evitar que las bacterias pasen desde el ano a la vagina o la uretra.
  • Tomar zumos de naranja o de arándanos hace que la orina se acidifique, lo que favorece la eliminación de los gérmenes.
  • En la playa o piscina, no permanecer mucho tiempo con la ropa mojada.
  • Comer de manera equilibrada masticando bien los alimentos.

Puedes consultar el curriculum de nuestro jefe de servicio, el Dr. Fernández Arjona

Concertado con las principales aseguradoras.

 También te puede interesar


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

La principal complicación que puede surgir cuando se sufren vómitos con sangre es el atragantamiento del paciente. Además, debido a la pérdida de sangre, puede producirse un déficit de glóbulos rojos o una hemorragia excesivaGuardar

Guardar