Suelo Pélvico

¿Qué es el suelo pélvico?

Cuando hablamos de suelo pélvico descubrimos que realmente muchas personas no saben lo que es, aunque es algo que todos tenemos, tanto hombres como mujeres.

Básicamente podemos definirlo como una serie de músculos que conforman la zona inferior de la cavidad abdominal. Están situados en la base de la pelvis (dentro de lo que se conoce como el sistema core) y contribuye a la retención de las vísceras.

En otras palabras: es lo que sostiene los órganos, las articulaciones y demás miembros en el interior de la mujer. En el caso de que no funcione como debería puede dar lugar a ciertas enfermedades de gravedad. 

Es el responsable de controlar el juego de presiones de nuestro organismo, de permitir los cierres y aperturas que darán lugar a la retención y a la evacuación de la orina y de la bola fecal.

También se considera una zona definitiva implicada en conseguir mantener relaciones sexuales de calidad.

suelo pelvico que es

Síntomas del suelo pélvico débil 

Algunos de los síntomas son:

Pérdidas de orina cuando hacemos algunos esfuerzos diarios (como reír, toser o estornudar).

Incontinencia de gases o fecal.

Prisa por llegar al baño.

-Sensación de pesadez en la vagina.

-Complicaciones en el momento en el que se quiera vaciar la vejiga.

-Dolor.

-También pueden producirse algunos problemas de diferente índole que afectan a la sensibilidad a la hora de mantener relaciones sexuales.

Son muchas las causas que producen el suelo pélvico débil, como el embarazo, parto, postparto, practicar deportes de impacto, la menopausia, herencia, etc.

Ejercicios recomendados para fortalecer el suelo pélvico 

Movimientos lentos 

Consiste en intentar contraer los músculos poco a poco durante unos cinco segundos. A continuación, los relajas durante el mismo tiempo. Esto hay que hacerlo en tandas de 10 repeticiones para poder ejercitarlo realmente.

Movimientos rápidos

El proceso contrario al anterior. La idea es contraerlos y relajarnos tan rápido como podamos en un intervalo de tiempo de entre 2-3 minutos.

Para conseguir los mejores efectos empezaremos haciendo 10 repeticiones y luego las iremos aumentando hasta llegar a 50.

El método ascensor

 Este truco se basa en nuestra imaginación y concentración. Parte de la base del primero en donde tendremos que ir ejercitando los músculos lentamente. Para medir el ritmo nos tendremos que imaginar que estamos en un ascensor que va subiendo poco a poco.  Además, cada vez que pasa por un piso, hace unas breves paradas para poder descansar.

Ahora ya conoces estos 3 trucos que nos van a ayudar a mantenerlo en buen estado.