91 410 02 00

Ciática

ciaticaLa ciática es un dolor que comienza en la parte baja de la espalda y baja por la pierna, pasando por el glúteo y el nervio ciático mayor, que se encuentra en la parte posterior de la pierna. Este nervio es el más grande del cuerpo y está compuesto por raíces individuales que surgen de varias partes de la columna vertebral.

La ciática suele afectar a un solo lado del cuerpo.

¿Qué causa la ciática?

Las causas más habituales de la ciática son las siguientes:

  • Hernia discal.
  • Estenosis del canal lumbar.
  • Discartrosis.
  • Síndrome piriforme.

En muchos casos no se conoce la causa de la ciática.

¿Cuáles son los síntomas más habituales de la ciática?

Normalmente, las personas que tienen ciática sufren también hormigueo, adormecimiento o debilidad. Asimismo, presentan otros:

  • Dolor constante en el glúteo o en una sola pierna.
  • Dolor más fuerte al sentarse.
  • Quemazón u hormigueo que baja por la pierna.
  • Dificultad para mover la pierna o el pie.
  • Molestias o dolores al caminar o ponerse de pie.
  • Sentir una sacudida o descarga eléctrica en la pierna.

Los síntomas de la ciática son muy dolorosos, pero no producen daños permanentes en el nervio ciático.

Otros factores de riesgo que pueden influir en las posibilidades de padecer una ciática son:

  • Edad.
  • Obesidad.
  • Tener trabajos que requieran giros con la espalda o conducir durante muchas horas.
  • Permanecer sentado durante mucho tiempo.
  • Diabetes.

¿Qué tratamiento se utiliza ante una ciática?

Este problema puede desaparecer de forma espontánea en unos días o semanas. Sin embargo, se puede necesitar medicación, ejercicios o incluso alguna intervención quirúrgica en los casos más graves.

Los medicamentos que recomendará el especialista en traumatología o la Unidad del Dolor serán: antiinflamatorios, relajantes musculares, tranquilizantes, antidepresivos, anticonvulsivos,…

Asimismo, una vez ha pasado la fase del dolor agudo, se recomienda acudir al fisioterapia o médico rehabilitador para acabar con las molestias o ayudarte a prevenir futuras lesiones.

Otras técnicas que se usan son las inyecciones de esteroides, que reducen la inflamación y por extensión, el dolor. Cuando el nervio comprimido provoca una debilidad considerable o no mejora con otros tratamientos, se puede valorar realizar una intervención: extraer el espolón óseo o la parte de la hernia de disco que ejerce presión en el nervio pinzado.

Asimismo, se pueden tener en cuenta ciertas cuestiones para prevenir la ciática. Se aconseja realizar ejercicio de forma periódica, cuidar la postura cuando estamos sentados y mantener una buena higiene postural cuando cargamos peso o estamos mucho tiempo de pie.

Concertado con las principales aseguradoras.

También te puede interesar:


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

Guardar

Guardar