91 410 02 00

UNIDAD DEL DOLOR

La Unidad del Dolor de Clínica Fuensanta está especializada en el tratamiento de cuadros dolorosos graves de cualquier tipo, sobre todo aquellos dolores que ofrecen resistencia a los tratamientos convencionales.
Pide citaTe llamamos

¿Qué es la Unidad del Dolor?

La Unidad del Dolor de Hospital Fuensanta está especializada en el tratamiento de cuadros dolorosos graves. Sobre todo, aquellos dolores que ofrecen resistencia a los tratamientos convencionales.

¿En qué consiste la Unidad del Dolor?

Esta unidad dispone del equipamiento técnico más avanzado y una tecnología de última generación, para aplicar los tratamientos de todo tipo: farmacológicos, técnicas quirúrgicas, rehabilitación y fisioterapia, apoyo psicológico.

Algunos de los dolores más habituales que nos encontramos son los relacionados con patologías oncológicas, depresiones graves, dolores musculares y miofasciales, neuropáticos, fibromialgia,…

 

Nuestro Equipo Médico en Hospital Fuensanta Madrid

Contamos con un equipo médico experimentado junto con enfermeras de asistencia que posee años de experiencia en el tratamiento del dolor aplicando las técnicas más novedosas.

Los médicos que trabajan en la unidad del dolor son especialistas en este campo, con experiencia y formación suficiente para ofrecer un servicio completo, multidisciplinar y de calidad. Todo con un único objetivo: aliviar el dolor de nuestros pacientes y mejorar de esta forma su calidad de vida.

Ante un dolor que no desaparece con los tratamientos habituales y tras un tiempo considerable, recomendamos consultar con la Unidad del Dolor de Hospital Fuensanta, para valorar la posibilidad de utilizar otros procedimientos más adaptados a su caso concreto.

Concertado con las principales aseguradoras.

Solicita información

13 + 12 =

¿Qué patologías trata la Unidad del Dolor?

Técnicas para el tratamiento del dolor

Bloqueo de nervios periféricos

El bloqueo de nervios periféricos es un procedimiento que se engloba dentro del tratamiento del dolor.

Qué es el bloqueo de nervios periféricos

El bloqueo de nervios periféricos es una técnica cuyo principal efecto es la interrupción del impulso nervioso y, por tanto, del dolor. Se lleva a cabo por medio de una inyección localizada en la zona próxima al nervio que se pretende bloquear.

Duración del bloqueo de nervios

La intervención suele durar menos de 30 minutos. Se trata de una técnica poco dolorosa que se lleva a cabo en quirófano.

Medicación para el bloqueo nervioso

Habitualmente la medicación utilizada para el bloqueo del nervio incluye un anestésico local junto con un corticoide.

Para qué sirve el bloqueo de nervios periféricos

El bloqueo de los nervios periféricos se puede utilizar para tratar el dolor intenso. El alivio del dolor es variable, pero en general puede durar de 1 a 2 semanas. Esto determina el alivio del dolor de forma más intensa que con la aplicación de un anestésico local. La repetición de los bloqueos constituye el tratamiento más eficaz para el Dolor Crónico.

Además, esta técnica también puede utilizarse con fines diagnósticos, por ejemplo, para localizar el origen del dolor.

Finalmente, el bloqueo de nervios periféricos también puede utilizarse como anestesia localizada, antes de llevar a cabo una intervención quirúrgica.

 

Bloqueo de las articulaciones

El bloqueo de las articulaciones es un procedimiento que se engloba dentro del tratamiento del dolor.

Qué es el bloqueo de las articulaciones

El dolor de las articulaciones puede tener múltiples causas, como artrosis, artritis, tenosinovitis y bursitis, entre otras.

El bloqueo de articulaciones se lleva a cabo por medio de inyecciones locales o infiltraciones en el área afectada por el dolor. Su aplicación es sencilla y presentan escasos efectos adversos.

Las inyecciones intraarticulares más frecuentes son las de hombro, codo, rodilla y cadera.

Medicación para el bloqueo de las articulaciones

La infiltración para el bloqueo de las articulaciones consiste en la inyección, intraarticular y también en elementos no articulares, de sustancias analgésicas y antiinflamatorias, incluyendo los antiinflamatorios esteroideos. 

 

Estimulación eléctrica, iontoforesis y punción con aguja seca 

Estimulación eléctrica percutánea

La estimulación eléctrica percutánea es una técnica terapéutica utilizada en el tratamiento del dolor.

Qué es la estimulación eléctrica percutánea 

La estimulación eléctrica percutánea consiste en la administración de una corriente eléctrica con una aguja de punción que penetrará hasta los tejidos profundos. De este modo, se estimularán los nervios situados en localizaciones próximas a la patología que da origen al dolor, con el fin de aliviarlo.

Para su correcta aplicación, esta técnica se suele llevar a cabo con la ayuda de un ecógrafo.

La estimulación nerviosa eléctrica es un procedimiento que se utiliza habitualmente para tratar el dolor crónico.

Como característica diferencial con otros sistemas de neuromodulación resulta menos invasiva y con un perfil de seguridad y eficacia notable.

Tipos de estimulación eléctrica 

La estimulación nerviosa periférica y la estimulación de la médula espinal son dos tipos de estimulación nerviosa eléctrica.

En ambos casos, se envían impulsos eléctricos a los nervios (nervios periféricos o médula espinal) que interfieren con los impulsos nerviosos que provocan el dolor.

Indicaciones de la estimulación eléctrica

La aplicación de la técnica está indicada en un número importante de lesiones relacionadas con el dolor:

  • Dolor crónico.
  • Inestabilidad articular.
  • Disfunciones segmentarias de la columna vertebral.
  • Hernias discales asociada a radiculopatía.
  • Atrapamientos nerviosos.
  • Tendinopatías.

 

 

 

Iontoforesis 

La iontoforesis es una técnica terapéutica utilizada en el tratamiento del dolor.

Qué es la iontoforesis 

La iontoforesis es la técnica consistente en la aplicación de una corriente eléctrica producida por un generador sobre unos parches dérmicos que contienen un fármaco.

De este modo, los fármacos formarán sales que serán disueltas y se transformarán en iones cargados eléctricamente. La actuación de estos producirá un efecto analgésico en la zona afectada por el dolor.

Con la utilización de esta técnica, se mejora la biodisponibilidad del fármaco administrado y se evita al paciente todos los inconvenientes que suelen darse con la utilización de una vía intravenosa o subcutánea.

Duración del tratamiento con iontoforesis 

La terapia se definirá en función de cada caso, el tipo de dolor y las zonas anatómicas afectadas. Un tratamiento típico puede alargarse a unas 20 sesiones de 20 minutos al día.

Tipos de dolor para la iontoforesis 

La iontoforesis es una técnica de tratamiento del dolor que se ha mostrado especialmente efectiva en procesos de osteoartritis y el síndrome del túnel carpiano, entre otros.

 

Punción seca – Tratamiento del dolor

La punción seca o punción con aguja seca es una técnica terapéutica utilizada en el tratamiento del dolor.

Qué es la punción seca 

La punción seca es una técnica de fisioterapia que consiste en la introducción de una aguja en un punto concreto del cuerpo, sin infiltrar o introducir sustancia química alguna, con objeto de inducir un efecto analgésico. El beneficio se derivaría del estímulo mecánico aplicado y no de la acción farmacológica de una sustancia infiltrada.

Técnicas de punción seca 

Dentro de la punción seca se pueden diferenciar varias técnicas, fundamentalmente según la profundidad de aplicación:

  • En la más superficial, la aguja se introduce no más allá del tejido subcutáneo.
  • En la más profunda, la aguja se inserta en la musculatura. De hecho, también se conoce a esta última variante como “estimulación intramuscular”.

Puntos gatillo 

El uso de esta técnica se ha desarrollado muy especialmente en el tratamiento del síndrome de dolor miofascial, un cuadro doloroso en los que se identifican de forma clara los denominados “puntos gatillo”. Estos puntos se distribuyen en torno a un músculo o grupo muscular, y al ejercer presión sobre ellos se activa o intensifica el dolor.

La introducción de la aguja en el punto gatillo desencadenaría una reacción nerviosa refleja y la liberación de opioides endógenos, sustancias producidas por nuestro propio organismo y que tienen potencial analgésico.