Periimplantitis

¿Qué es la periimplantitis?

La periimplantitis es una reacción inflamatoria en el tejido que rodea el implante dental. Afecta directamente a la pérdida de estos implantes dentales y de los tejidos óseos. Si se detecta pronto se podrá revertir o evitar. En ocasiones se puede confundir con la enfermedad periodontal por presentar unas características similares.

Su nombre se debe al daño de la mucosa periimplantaria y a la pérdida de hueso también periimplantario. Su diagnóstico requiere de la detección de un sangrado que se produce durante el sondaje y de la pérdida ósea con el paso del tiempo. 

Los tejidos periimplantarios que están no presentan ninguna infección, no dejan que pasen los agentes causantes de la periimplantitis ya que estos tejidos sanos actúan como una especie de barrera biológica.

¿Cuáles son los síntomas de la periimplantitis?

Los síntomas que presenta la periimplantitis, son muy parecidos a los de la periodontitis en los dientes originales de un paciente:

  • El enrojecimiento y la inflamación de la mucosa periimplantaria es una de las manifestaciones más evidentes de esta patología.
  • Al apretar los dientes se pueden notar ciertas molestias y, en algunos casos, se puede producir una supuración de pus. En las pruebas radiológicas se suele observar una pérdida de masa ósea. Que se mueva el implante cuando la periimplantitis se encuentra avanzada, es otro de los síntomas.
  • A veces, se produce un sangrado mientras se están evaluando los tejidos gingivales. Durante esta exploración, el periodoncista podrá determinar cómo de afectadas están las encías y el hueso que soporta el implante. Le permite conocer la distancia que hay desde el margen gingival (borde coronal de la encía) hasta la base del saco periodontal y si hay sarro o placa bacteriana. La periimplantitis aumenta la profundidad de la bolsa periimplantaria.

¿Cuáles son las causas de la periimplantitis?

En el desarrollo de la periimplantitis intervienen diferentes causas. Algunas de ellas pueden ser: los hábitos diarios de higiene dental que tenga el paciente y el componente genético, ya también influye sobre el desarrollo de la enfermedad  periimplantar y de otras patologías que pueden afectar al desarrollo de esta.

La periimplantitis puede ser causada por una serie de riesgos originados por traumas quirúrgicos como son:

  • Contaminación bacteriana durante la inserción.
  • Tipo de superficie del implante que utilizó.
  • Colocar el implante con una inclinación o en una posición incorrecta.

Por lo que es muy importante que antes de realizar esta intervención, el diagnóstico que lleva a cabo el odontólogo sea lo más preciso posible, valorando en qué estado se encuentra las encías y el hueso del paciente, al igual que la correcta elección de las técnicas implantológicas y los materiales más adecuados.

Después de una intervención de implantes dentales, el paciente deberá seguir una dieta equilibrada y sana. Los malos hábitos, como el alcohol y el tabaco, ya que esto influye de forma directa  en el desarrollo de la periimplantitis.

¿En qué consiste el tratamiento de la periimplantitis?

El tratamiento de la periimplantitis consiste principalmente en detener que se pierda la masa ósea, por lo que hay que controlar la infección bacteriana. Hay que aclarar que cuando se produce esta situación, no tienen mecanismos de defensa los implantes dentales, al contrario que los dientes naturales. Por este motivo, la evolución de la infección y la inflamación de los tejidos que rodean al implante se desarrolla rápidamente.

Para tratar la infección, primero hay que eliminar las bolsas periimplantarias, acompañada de una la limpieza profunda de las zonas afectadas cuando la placa bacteriana prolifera. A su vez, se le explicará al paciente las mejoras que tiene que aplicar en su higiene bucodental diaria.

Hace no mucho tiempo, la periimplantitis se trataba retirando solamente el implante. En la actualidad, se realiza un raspado subgingival o un desbridamiento subgingival, el objetivo es separar el tejido gingival utilizando medios manuales o mecánicos para restaurar dicho tejido y así eliminar su inflamación. Normalmente se hace de forma manual y acompañado de antibióticos.

¿Qué tipos de tratamientos de la periimplantitis hay?

El grado de desarrollo de la periimplantitis, dependerá de cómo será el  tratamiento, por lo que existen varios procedimientos:

  • Para eliminar la placa bacteriana que se acumula, se realiza el Tratamiento de la superficie del implante. 
  • Para evitar una progresión de la enfermedad, se realiza el Tratamiento de los defectos óseos, por medio de un curetaje de las lesiones periapicales (originado por la necrosis de la pulpa dental) y sustituyendo el hueso dañado. 
  • El Tratamiento regenerativo de los defectos óseos, permite eliminar el tejido de granulación (producido en las primeras semanas de cicatrización de las heridas) para eliminar las bacterias causantes de la periimplantitis.

¿En qué consiste el tratamiento quirúrgico de la periimplantitis?

Se opta por el tratamiento quirúrgico cuando la periimplantitis ha ido destruyendo los tejidos que rodean al implante, concretamente, el hueso.

Los procedimientos quirúrgicos que se requieren para el tratamiento de la periimplantitis son los siguientes:

Cirugía resectiva o tratamiento resectivo. Se hacen ciertos cambios en los tejidos blandos y en la masa ósea para lograr reducir las bolsas periimplantarias.

Cirugía de acceso. El colgajo se apertura para eliminar el tejido de granulación (tejido propio de la cicatrización de las heridas) y limpiar la superficie del implante.

Cirugía regenerativa o  tratamiento regenerativo. Se regeneran los tejidos que rodean al implante para llevar a cabo una adecuada limpieza de ellos y la de la superficie del implante. Esta cirugía se basa en la recuperación del hueso perdido mediante membranas de barrera e injertos, o combinando de ambas. 

Tratamiento combinado 

periimplantitis tratamiento