Carillas dentales

Carillas dentales, ¿qué son?

Las carillas dentales son un medio de reconstrucción dental que posibilita ocultar algunas imperfecciones de forma y color de los dientes, abarcando la anchura de los huevos interdentales. Se basan en adherir diferentes capas de porcelana o composite echas a medida en la parte frontal del diente.

que son las carillas en los dientes

Tipos de carillas dentales

  • Carillas de composite

Estas carillas se hacen directamente sobre el diente mismo aplicando una goma llamada composite. Este material es muy parecido al utilizado en el tratamiento de empastes.

Este material es el más rápido y fácil de colocar, sin embargo, ofrece una calidad inferior a los diferentes materiales ya que es más susceptible de romperse o de sufrir un cambio de color largo plazo.

  • Carillas de porcelana

Las medicinas de este tipo se preparan en un laboratorio y luego se colocan en el paciente. En contraste con las carillas de composite, éstas son de mejor calidad, ya que en general duran más y su conservación es más sencilla.

  • Carillas Lumineers

Se describen por estar hechos de porcelana particularmente fina. Para esta situación, el diente no debe ser tallado, por lo que el procedimiento es más fácil de lo esperado. En cualquier caso, la fabricación es más complicada, ya que requiere una técnica más concreta.

Ventajas de las carillas dentales

Las carillas dentales tienen numerosas ventajas:

– Primeramente, dan un aspecto característico y excelente del diente, devolviéndole un brillo característico o incluso mejorando su sombreado o decoloración. Los materiales que se utilizan son biocompatibles por lo que no provocan rechazo por tejidos como las encías.

– Nos permite modificar la forma, el color y el tamaño de nuestros dientes.

– Podemos mejorar el estado de los dientes, por ejemplo, si existe una mala posición de los mismos, siendo las carillas dentales un tratamiento alternativo de la odontología.

– Por último, las carillas dentales son altamente seguras para el paciente y resistentes.

¿Cuánto duran las carillas dentales?

Si hablamos de duración, dependerá del material con el que estén hechas las carillas dentales. Las carillas dentales de porcelana son las más consistentes y pueden llegar a durar entre 10 y 15 años, mientras que las que están fabricadas con composite mantienen una duración media de 5 a 10 años. El tiempo de duración de las carillas dependerá de diversos factores como la buena o mala práctica por parte del profesional que realiza el tratamiento y de los propios cuidados del paciente a la hora de su higiene dental y de otros hábitos que puedan dañarlas.

Material de las carillas dentales ¿Cuál es mejor?

Se utilizan sobre todo dos tipos de materiales para realizar las carillas.

  • Composite

Se usan cuando el cambio que se va a realizar es leve. Este material es muy parecido al utilizado en las reparaciones cuando hay pérdida de tejido dental debido, por ejemplo, a la caries.

  • Porcelana

Cuando el cambio es mayor se utiliza este tipo de material debido a que es más resistente y además aparenta de forma muy natural al esmalte dental.

Dependiendo de la situación en la que te encuentres, será más recomendable optar por las carillas de composite o en su defecto por las de porcelana.

¿Cómo se colocan las carillas dentales?

Antes de fijar la carilla, el especialista debe tomar una impresión del área dental para alterar o afinar el tamaño y la cobertura que debe tener el diente para alojar la carilla. Cuando se coloca la carilla, se asegura de que es del tamaño correcto. Se pule un trozo de su diente para que encaje en la superficie de la encía y los dientes con el objetivo de que no se note la carilla. Después de comprobar que encaja de forma natural, se adhiere al tejido dental mediante cemento resinoso.

Cuidados especiales y recomendaciones para las carillas dentales

Para garantizar que las carillas dentales duren todo el tiempo posible, es importante tratarlas con cuidados específicas cómo:

– Mantener una limpieza bucal adecuada es básico para conservarla. Cepíllese los dientes con frecuencia, evitando enfermedades y problemas dentales. También debe utilizar el hilo dental para retirar totalmente cualquier resto de comida que pueda hacer que la carilla se manche o se caiga.

– Es prudente hacer en cualquier caso una visita al año al especialista dental, y tener la boca revisada por un experto.

– Algunos alimentos o bebidas pueden manchar o dañar la carilla, por ejemplo, el café expreso, el vino o el té, la mostaza o el kétchup. No debemos pasar por alto el tabaco, un extraordinario adversario de una boca sólida y limpia.

– Deberá utilizar un protector bucal en caso de que practique algún deporte de contacto o tenga riesgo de sufrir un golpe en la zona.

carillas para dientes