91 410 02 00

Fractura de Escafoides

¿Qué es una fractura de escafoides?

Una fractura de escafoides es una ruptura de uno de los huesos pequeños que se encuentra en la muñeca. Los síntomas de una fractura de escafoides, por lo general, incluyen dolor y sensibilidad en el área justo debajo de la base del pulgar. Estos síntomas pueden empeorar cuando se intenta pellizcar o agarrar algo.

El tratamiento para una rotura de escafoides puede variar, yendo desde un vendaje hasta una cirugía, dependiendo de la gravedad de la fractura y la ubicación en el hueso. Debido a que partes del escafoides tienen un suministro de sangre muy bajo y, una fractura de este tipo puede interrumpir aún más el flujo de sangre al hueso, las complicaciones con el proceso de curación son normales.

Estas lesiones suelen ocurrir cuando la persona cae sobre una la mano extendida, dejando todo su peso sobre la palma de la mano. El extremo del radio, hueso que se localiza debajo del escafoides, también puede verse dañado e incluso llegar a romperse en este tipo de caídas, dependiendo de la posición de la mano en el aterrizaje. Sin embargo, esta fractura también puede ocurrir, entre otros, durante actividades deportivas o accidentes de tráfico. También se pueden dar en personas de todas las edades, incluidos los niños. No existen factores de riesgo específicos ni enfermedades que hagan que sea más probable que una persona experimente una fractura de escafoides. Algunos estudios han demostrado que el uso de protectores de muñeca durante actividades de gran energía puede ayudar a disminuir la posibilidad de que se rompa un hueso alrededor de la muñeca.

 

Concertado con las principales aseguradoras.

 

¿Qué es el escafoides?

El hueso escafoides es uno de los ocho huesos que forman el conjunto de huesos del carpo y se encuentra en la muñeca en el lado en el que se sitúe el pulgar, justo por encima del radio. Este hueso es muy importante tanto para el movimiento como para la estabilidad de la articulación de la muñeca. La palabra «escafoides» viene del término griego «barco», ya que el hueso escafoides se asemeja a un bote con su forma curva y relativamente larga. Una fractura de escafoides generalmente se describirá en función de su ubicación dentro del hueso. Sobre todo, el escafoides se rompe en su zona media, llamada «cintura», pero las fracturas también pueden ocurrir en los extremos proximal y distal del hueso. Las fracturas de escafoides se clasifican según la gravedad del desplazamiento, o la medida en la que las piezas de hueso se han movido de su posición normal: ·        

Fractura no desplazada: En este tipo de fractura, los fragmentos de hueso se alinean correctamente.·        

Fractura desplazada: En este tipo de fractura, los fragmentos de hueso se han movido fuera de su posición normal. Puede haber espacios entre las piezas de hueso o los fragmentos pueden superponerse entre sí.  

Síntomas de rotura de Escafoides

Las fracturas de escafoides generalmente causan dolor e hinchazón en la caja de rapé anatómica y en el lado del pulgar de la muñeca. El dolor puede ser severo cuando se mueve el pulgar o la muñeca, o cuando se intentas pellizcar o agarrar algo. A menos que la muñeca del paciente esté deformada, a veces es difícil observar que el hueso escafoides está roto. Con algunas fracturas de escafoides, el dolor no es grave y puede confundirse con un esguince de muñeca. El dolor en la muñeca que no desaparece después de un día de la lesión puede ser signo de rotura, por lo que es importante consultar a un médico si el dolor persiste. El tratamiento oportuno de una fractura de escafoides ayudará a evitar posibles complicaciones.  

Diagnóstico 

En primer lugar, el especialista hablará con el paciente sobre su salud general, los síntomas y cómo se hizo la lesión. Tras esto examinará la muñeca para comprobar si existen hematomas, hinchazón o pérdida de movimiento. Además de esto se realizará una prueba de rayos X que proporcione imágenes del hueso. Ésta ayudará a determinar si la persona tiene una fractura de escafoides y si se han desplazado los fragmentos de hueso rotos, además de mostrar si existe alguna otra fractura. En algunos casos, una fractura de escafoides no se muestra de inmediato en una radiografía. Si el médico sospecha que hay una fractura, pero no es visible en la radiografía, es posible que le recomiende al paciente que use una férula para la muñeca o un yeso durante 2 a 3 semanas y luego regrese para una radiografía de seguimiento. A menudo, las fracturas de escafoides se hacen visibles en la radiografía solo después de un período de tiempo. Durante este período de espera, debe usarse su férula o yeso y evitar actividades que puedan causar más lesiones.  

Tratamiento para la fractura de Escafoides

  • No quirúrgico:

Fractura cerca del pulgar: Las fracturas de escafoides que están más cerca del pulgar (polo distal) generalmente se curan en cuestión de semanas con la protección adecuada y la actividad restringida. Esta parte del hueso escafoides tiene un buen suministro de sangre, que es necesario para la curación. Para este tipo de fractura, el médico puede colocar el antebrazo y la mano en un yeso o una férula. El yeso o la férula generalmente estarán debajo del codo e incluirán el pulgar. El tiempo de curación varía de un paciente a otro. o   Fractura cerca del antebrazo: Si el escafoides se rompe en la mitad del hueso (cintura) o más cerca del antebrazo (polo proximal), la curación puede ser más difícil, ya que estas áreas del escafoides no tienen un suministro de sangre muy bueno. Si el médico trata este tipo de fractura con yeso, el yeso puede incluir el pulgar y extenderse sobre el codo para ayudar a estabilizar la fractura.o   Estimulador óseo: En algunos casos, el especialista  puede recomendar el uso de un estimulador óseo para ayudar en la curación de fracturas. Este pequeño dispositivo proporciona ondas electromagnéticas de ultrasonidos o pulsos de baja intensidad que estimulan la curación. ·        

  • Quirúrgico:

Si el escafoides se rompe en la cintura o el polo proximal o si se desplazan piezas de hueso, el médico puede recomendar una cirugía. El objetivo de la cirugía es realinear y estabilizar la fractura, brindándole una mejor oportunidad de curarse.   

Reducción: Durante este procedimiento, el médico administrará anestesia y manipulará el hueso para que vuelva a su posición correcta. En algunos casos, esto se hace utilizando una incisión e instrumentos guiados especiales. En otros casos, se realiza a través de una incisión abierta con manipulación directa de la fractura. Para algunas fracturas, el médico puede usar una cámara diminuta llamada «artroscopio» para ayudar a reducirla.

Fijación interna: Durante este procedimiento, se utilizan implantes metálicos, incluidos tornillos y / o alambres, para mantener el escafoides en su lugar hasta que el hueso esté completamente curado. La ubicación y el tamaño de la incisión quirúrgica dependen de qué parte del escafoides se rompe. A veces, el tornillo o el alambre se pueden colocar en fragmentos de hueso con una pequeña incisión. En otros casos, se necesita una incisión más grande para garantizar que los fragmentos del escafoides se alineen correctamente. La incisión se puede hacer en la parte frontal o posterior de la muñeca.o  

Injerto óseo: En algunos casos, un injerto óseo se puede usar con o sin fijación interna. Un injerto de hueso es un hueso nuevo que se coloca alrededor del hueso roto. Puede estimular la producción ósea y la curación. El injerto puede ser tomado del hueso del antebrazo en el mismo brazo o de la cadera.  

Recuperación tras la fractura de Escafoides

Ya sea un tratamiento quirúrgico o no quirúrgico, es posible que el paciente deba usar un yeso o férula durante hasta 6 meses o hasta que la fractura haya curado. A diferencia de la mayoría de lesiones, las fracturas del escafoides tienden a curarse lentamente. Durante este tiempo, a menos que el médico apruebe la actividad intensa, se deben evitar las siguientes actividades: ·        

  • Levantar, cargar o empujar peso.      
  • Tirar con el brazo lesionado.        
  • Participar en deportes de contacto.     
  • Escalar.      
  • Participar en actividades con riesgo de caer sobre la mano.        
  • Utilizar maquinaria pesada o vibratoria.         
  • Fumar 

Algunos pacientes tienen rigidez en la muñeca después de las fracturas de escafoides. Esto es más común en pacientes que usan un yeso durante mucho tiempo o requieren una cirugía más extensa. Es importante mantener el movimiento completo de los dedos durante todo el período de recuperación. El médico proporcionará un programa de ejercicios y lo remitirá a rehabilitación para poder recuperar la mayor amplitud de movimiento y fuerza en la muñeca. A pesar de la terapia manual y el gran esfuerzo del paciente durante la terapia domiciliaria, es posible que algunos pacientes no recuperen el mismo rango de movimiento y fuerza que tenían antes de la lesión.