91 410 02 00

Tendinitis

 

tendinitis madridLa tendinitis se produce cuando se inflama un tendón, que es la estructura fibrosa que une el músculo con el hueso. Asimismo, a veces la inflamación puede ir acompañada de una hinchazón del tendón. Todo esto provoca dolor y aumento de la sensibilidad alrededor de la articulación.

Se puede producir en cualquier tendón del cuerpo, aunque las zonas más comunes son los hombros, los talones, los codos y las muñecas.

No curar bien la lesión puede provocar problemas más graves a largo plazo. Además, si no se sigue el tratamiento y las recomendaciones del médico, los síntomas de la tendinitis tienen a  reaparecer. De hecho, este problema tiene un alto nivel de reincidencia una vez que el paciente lo ha padecido una vez.

¿Qué causa la tendinitis?

La causa más común de esta dolencia es la sobrecarga muscular o una lesión. Sin embargo, puede ser producida por otra patología o por la edad, ya que el envejecimiento hace que los tendones pierdan elasticidad, produciendo la degeneración del tendón.

En los últimos años, cada vez hay más casos de tendinitis, debido a que cada vez se realiza más deporte de impacto. Y esto produce la debilitación de los tendones. También es muy común en personas que realizan trabajos en los que se empleen movimientos repetitivos y de fuerza.

Como habíamos dicho, hay patologías que pueden provocar tendinitis. Algunas de ellas son la diabetes de tipo 1 y 2 y la artritis reumatoide.

Por último, un calzado que presione mucho esa zona puede agravar algunos tipos de tendinitis como la aquílea.

Síntomas de la tendinitis en la mano o muñeca

El síntoma más común y constante de los pacientes diagnosticados con tendinitis en esta zona es el dolor en la muñeca. Otros síntomas de la tendinitis de muñeca incluyen:

  • Hinchazón alrededor de la articulación.
  • Enrojecimiento y sensación de calor en la zona donde se encuentran los tendones.
  • Sensación de chasquido al mover los tendones.

Es fácil saber si se tiene tendinitis en la muñeca porque se experimentará dolor y rigidez en el área, especialmente después de levantarse por la mañana. Además, también se sentirá sensible y dolorida cuando se presione.

La tendinitis de muñeca puede disminuir el rango de movimiento de la mano, y se puede experimentar debilidad al realizar movimientos rutinarios, como:

  • Agarrar
  • Lanzar
  • Escribir
  • Utilizar el ordenador (ratón y teclado)

Diagnóstico de la tendinitis

El diagnóstico de la tendinitis de la muñeca se realiza mediante la búsqueda de signos característicos de esta afección. Además, dependiendo del tendón que esté inflamado, el médico puede realizar pruebas que extiendan los tendones específicos de interés para localizar la fuente precisa de inflamación.

Por ejemplo, un tipo de tendinitis de la muñeca se llama tenosinovitis de DeQuervain. Esta es la inflamación del tendón en la base del pulgar. La tenosinovitis de DeQuervain, que se observa a menudo en las madres, se diagnostica mediante una prueba específica llamada «prueba de Finkelstein», en la que el paciente pone su mano en forma de puño y la muñeca se aleja del pulgar. Si aparece dolor al hacer esta maniobra será diagnóstico de este tipo de tendinitis.

Los estudios especiales normalmente no son necesarios, pero una radiografía puede ser útil para evaluar otras posibles causas de dolor en la muñeca. Los rayos X pueden ser particularmente efectivos para evaluar artritis o fracturas. La mayoría de las personas con tendinitis de muñeca tendrán radiografías de apariencia normal. Otras pruebas, como la ecografía y la resonancia magnética, pueden mostrar una tendinitis de manera más directa, ya que mostrarán una acumulación de líquido alrededor del tendón agravado. Si bien estas pruebas no suelen ser necesarias, si existe confusión sobre la posible causa del dolor.

    ¿Se puede prevenir la tendinitis?

    Algunas de las recomendaciones de los especialistas son:

    • Antes de realizar ejercicio de impacto, calentar correctamente.
    • Evitar movimientos repetitivos que puedan sobrecargar el tronco superior y el inferior.
    • Hacer ejercicio para mantener la flexibilidad y la fortaleza de los músculos.
    • Mantenerse correctamente hidratado-

    Tipos de tendinitis

    Las tendinitis más frecuentes son:

    • Epicondilitis lateral o codo de tenista. Se produce por la tensión continua de los músculos y los tendones extensores del antebrazo, que tienen su origen en el codo.
    • Epicondilitis medial o codo de golfi­sta, codo del tenista directo o codo de neisbolista. Se produce por la flexión forzada de la muñeca que daña los tendones que se insertan en el codo.
    • Tendinitis del manguito de los rotadores. Normalmente lo sufren los hombres y se caracteriza por la inflamación de la cápsula del hombro y sus tendones.
    • Tenosinovitis de DeQuervain. Inflamación de la vaina tendinosa de los tendones del pulgar.
    • Dedo en resorte o pulgar en resorte. La vaina del tendón se inflama y se engrosa, impidiendo que la persona puede extender o flexionar sin dificultad el dedo o el pulgar afectados.

     

    Tratamiento de la Tendinitis

    Una vez que se ha realizado el diagnóstico de tendinitis, se pasa a desarrollar un plan de tratamiento. No todas las personas que tienen tendinitis de muñeca recibirán el mismo tratamiento, y algunos de estos pueden ser más útiles para un tipo particular de tendinitis que otros. La mayoría de los tratamientos están enfocados, en un principio, a controlar la inflamación y permitir la curación del tendón, y solo si estos tratamientos no logran aliviar los síntomas de la enfermedad, se pasará a recetar un tratamiento más invasivo.

    • Inmovilizar: Por lo general, el primer paso del tratamiento es colocar la muñeca en una férula o yeso. La tendinitis de muñeca se debe a la irritación recurrente del tendón y su cobertura. Al descansar el tendón, la inflamación tiende a disminuir.
    • Hielo de la lesión: La aplicación de una bolsa de hielo de forma intermitente en el área de la inflamación también puede ser beneficiosa. Puede ayudar a enfriar la inflamación y estimula el flujo de sangre en el área de la tendinitis.
    • Medicamentos antiinflamatorios: Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides ayudarán a controlar los síntomas del dolor, pero lo que es más importante, ayudarán a tratar la tendinitis de la muñeca para disminuir la inflamación y la inflamación de los tejidos blandos. Estos medicamentos disminuirán la respuesta inflamatoria, que es la causa del dolor.
    • Fisioterapia: La terapia de este tipo se enfoca en mejorar la función compleja de la mano y la muñeca, y en los muchos tendones y ligamentos que rodean y apoyan la articulación. Los terapeutas utilizan muchas modalidades, desde estiramiento y fortalecimiento hasta estimulación eléctrica y ultrasonido. Además, un fisioterapeuta a menudo fabricará férulas y soportes personalizados para ayudar a controlar los movimientos de la articulación de la muñeca.
    • Inyección de cortisona: La cortisona es la opción de tratamiento antiinflamatorio más potente que se administra con inyección directamente en el sitio de la inflamación. Las inyecciones de cortisona son seguras, pero pueden debilitar los tendones con el tiempo si se administran demasiadas.

    Cirugía: La cirugía solo se realiza cuando estos otros métodos de tratamiento no han logrado resolver el problema. Si ese es el caso, se puede liberar el área de la cubierta del tendón que causa estos movimientos dolorosos y difíciles. El tejido inflamatorio también puede eliminarse en un esfuerzo por crear más espacio para que el tendón se mueva libremente.

    Concertado con las principales aseguradoras.

    También te puede interesar


    Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

    La principal complicación que puede surgir cuando se sufren vómitos con sangre es el atragantamiento del paciente. Además, debido a la pérdida de sangre, puede producirse un déficit de glóbulos rojos o una hemorragia excesivaGuardar

    Guardar