91 410 02 00

Pie Diabético Tratamiento

 

¿Qué es el pie diabético?

El pie diabético es una enfermedad que aparece aproximadamente en una de cada cuatro personas diabéticas. Esto se debe a que se juntan dos factores como el nivel no adecuado de glucosa en sangre y otras irregularidades asociadas a los vasos sanguíneos como la hipertensión o la presencia de colesterol. Esto deriva en problemas relacionados con los vasos sanguíneos, la piel y también sobre el sistema nervioso.

Además de la formación de una úlcera incómoda en el pie, los principales problemas que pueden causar daños mucho más importantes son los que afectan a vasos sanguíneos y nervios. Todo esto es debido a que los pies no se oxigenan debidamente y aparecen estas complicaciones. La pérdida de sensibilidad en los pies (por daño en los nervios) y la poca oxigenación y fluidez de la sangre en la zona pueden hacer que nos hagamos heridas con mayor facilidad y que estas no se curen correctamente, tarden en cicatrizar y eso lleva a la infección de la zona. Esto provoca que el pie se pueda gangrenar y que haya riesgo de diseminación de la enfermedad, con lo que es necesario amputar en algunas ocasiones. En cualquier caso, prevenir y contactar con el médico ante la mínima duda no supondrá complicaciones mayores.

¿Quiere pedir una cita con el Podólogo? Pida cita online.

Concertado con las principales aseguradoras, consulta aquí.

¿Cuáles son los síntomas del pie diabético?

Los síntomas principales para detectar el pie diabético están en la zona cutánea: enrojecimiento, callos que no terminan de irse, aumento de la temperatura del pie…

La presencia de úlceras o la pérdida de sensibilidad con sensación de hormigueo también sirven para detectar un posible pie diabético.

Causas del pie diabético

Actualmente, se han relacionado con la enfermedad del pie diabético una serie de factores condicionantes para su aparición. Principalmente, destacamos los siguientes:

– Problemas de circulación en cualquier vaso. En este punto nos referimos tanto a vasos mayores (arterias o venas de diferente calibre), así como a la microcirculación que se da en los capilares.

– Infecciones en los pies. Las más frecuentes son las causadas por hongos, debido a una higiene inadecuada o bien a mantener el pie húmedo durante bastante tiempo. Asimismo, el contagio en piscinas es frecuente. Por eso, se insiste tanto en la higiene de los pies en personas diabéticas.

– Alteraciones en los huesos de los pies. La presencia de deformidades en la zona puede deberse a la genética o bien a una neuropatía relacionada con la diabetes.

– Maceración entre los espacios de los pies, especialmente entre los dedos cuarto y quinto en los pies.

– Déficit notable en la flexibilidad y la sensibilidad del pie. Esto nos indica que existe un problema de movilidad y de sensación, probablemente relacionada con los nervios afectados.

Tratamiento y cuidados del pie diabético

El tratamiento y consejos para el cuidado del pie diabético van a depender de si ya existen o no úlceras presentes en el pie. Así, hablaremos en primer lugar de los consejos para un pie sin úlceras ni heridas y, a continuación, de un pie con presencia de úlceras.

Si el pie no tiene úlceras pero hay un riesgo de que se formen, hay que seguir algunas recomendaciones. En primer lugar, controlar el nivel de glucosa en sangre (dieta, ejercicio, insulina u otros medicamentos). El siguiente consejo tiene que ver con la higiene del pie, es importante lavar los pies a diario con agua y jabón, secarles debidamente para evitar humedades e hidratarlos con una crema para conseguir que no se creen zonas secas. Así mismo, se recomienda observar los pies frecuentemente e inspeccionarlos en busca de callos o heridas, acudiendo al podólogo para que las elimine y analice cuanto antes.

En el caso de que ya existe una úlcera, el cuidado principal está dirigido a evitar que esta herida se infecte y que la infección se propague por todo el organismo. Para ello, se recomienda en primer lugar prestar un control estricto sobre los niveles de glucosa. A efectuar directamente sobre la herida, se recomienda quitar la máxima presión cuidando el zapato utilizado y colocar gasas o apósitos con medicamento. También es frecuente utilizar el desbridamiento, que consiste en retirar la piel y los tejidos próximos de los dedos. Al consultar con un podólogo o médico especialista te explicarán cómo hacerlo paso a paso.

En definitiva, ahora ya sabes que es el pie diabético y cuál es el tratamiento que hay que seguir para evitar que evolucione dando lugar a complicaciones mayores. Lo más importante es detectarlo a tiempo y consultar con un especialista para trabajar al máximo en el control y la prevención hacia otros síntomas más evolucionados.

pie diabetico tratamiento precio madrid

Pruebas y Tratamientos en Podología

Patologías que trata un Podólogo


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.