91 410 02 00

Espolón Calcáneo

¿Qué es el espolón calcáneo?

Es un crecimiento del hueso del talón en forma de lanza o en forma triangular. Esto se produce cuando la fascia plantar, que es el tejido que une el talón con la zona inferior de los dedos de los pies, está sometida a una excesiva sobrecarga y tracción.

Esto genera microrroturas donde se realiza la inserción. Esta zona se calcifica, dando forma a esa especie de hueso que causa un gran dolor en el talón, algo similar a sufrir pinchazos.

Causas de un espolón calcáneo

Hay varias causas de un espolón calcáneo. Se produce por una acumulación de calcio que provoca la formación de este nuevo «hueso» después de soportar una gran presión en esa zona del pie durante un periodo de varios meses. Esa sobrecarga se suele producir, en la mayoría de las ocasiones, por el aumento de la tensión de la fascia plantar.

Hay varios factores que pueden aumentar las posibilidades de sufrir este problema tan doloroso. El espolón calcáneo es más frecuente en las personas que reúnen las siguientes características:

– Tienen el pie plano o más arqueado de lo que es habitual.

– Tienen algún nivel de sobrepeso.

– Practican algún deporte o corren sobre superficies muy duras y con un calzado que no es el adecuado para esas características.

– Llevan puestos zapatos muy duros durante un tiempo demasiado prolongado.

Todos estos factores pueden provocar la aparición de esta prominencia ósea. Esto conlleva un dolor de talón muy molesto durante la vida cotidiana, que puede llegar a impedir la realización de las rutinas habituales de la persona que lo sufre.

Síntomas de un espolón calcáneo

Los sintomas de un espolón calcáneo son variados y algunos de ellos coinciden con los de otras dolencias.

Su síntoma principal es un dolor intenso en la parte interna del talón. Sin embargo, los pinchazos pueden aparecer en cualquier zona de la planta del pie, no solo en la parte posterior.

La aparición de este problema no es lo que produce realmente el dolor. Lo que provoca esas molestias tan intensas es la irritación de los tejidos que rodean la zona afectada.

Además, no siempre duele igual a lo largo de todo el día. El dolor se incrementa especialmente al levantarse por la mañana de la cama y poner, por primera vez, los pies en el suelo después de estar tumbado tanto tiempo. Otra ocasión en la que el dolor aumenta es cuando realizamos actividades como correr o caminar.

Para que sea más fácil conocer si sufrimos de espolón calcáneo, este es un listado resumido de los síntomas más habituales:

– Dolor intenso, muy similar a pinchazos, en la parte interna del talón.

– Dolor característico que desaparece, de una forma típica, en reposo, y empeora cuando nos ponemos de pie.

– Como normal general, aunque existen excepciones, el dolor es más intenso por la mañana.

– El dolor va a peor cuando caminamos por superficies duras o cuando cargamos con algún objeto pesado, como puede ser una maleta.

– Puede llegar a ser un dolor tan intenso que nos impida realizar las actividades diarias habituales.

Diagnóstico y tratamiento del espolón calcáneo

El espolón se puede diagnosticar con una sencilla radiografía lateral de la zona del calcáneo. En ella, si lo tenemos, se podrá ver una protuberancia que está orientada hacia los dedos y que puede tener una longitud que varía entre 1 y 5 milímetros.

Además, una buena opción para verificar el diagnóstico es realizar varias pruebas médicas. Puede realizarse un análisis de sangre, muy útil para descartar otro tipo de enfermedades como la artritis reumatoide, la gota o la espondilitis anquilosante.

Como en la mayoría de los casos es derivado de una fascitis plantar, el tratamiento del cespolon calcáneo suele incluir las siguientes medidas:

– Disminuir o dejar de realizar actividad física.

– Terapia física. El paciente debe someterse a tratamientos consistentes en la aplicación de frío o calor, pudiendo llegar incluso al tratamiento con ultrasonidos para intentar disolver las calcificaciones.

– Medicamentos. A veces se aplican sobre la zona afectada vendas impregnadas en pomadas de cortisona, antiinflamatorios o anestésicos locales. También se puede llegar a realizar la infiltración de medicamentos.

Cómo se cura el espolón calcáneo

Además de estos tratamientos, se recomienda que se utilicen taloneras con orificios o, incluso mejor, plantillas personalizadas que sirvan de apoyo. Estas plantillas pueden reducir la carga que soporta el arco de nuestro pie.

La cirugía es otra posibilidad a la que se puede recurrir como tratamiento para combatir los dolores y demás consecuencias de sufrir el espolón calcáneo. Sin embargo, esta opción solo se debe plantear pasados unos meses sin que ningún otro tratamiento haya resultado efectivo.

Cuando sufrimos un espolón calcáneo, o sospechamos que puede ser así, es recomendable acudir al médico para recibir la atención y el tratamiento necesario.

Patologías que trata un Podólogo


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.