91 410 02 00

Vegetaciones

 

VegetacionesLas vegetaciones o adenoides son un cúmulo de tejido linfoide, que se sitúa detrás de las fosas nasales, en la parte alta de la faringe. Este tejido es el mismo que compone otras partes del cuerpo como el bazo, las amígdalas, el apéndice…. Su función principal es la retención de sustancias que pueden ser nocivas para el cuerpo humano, como bacterias, virus o polvo.

Estas vegetaciones van creciendo desde que nacemos hasta que cumplimos unos 4 años más o menos. El motivo por el que van aumentando es porque los niños se exponen a un gran número de agentes extraños y las vegetaciones están continuamente trabajando. A partir de esa edad, el tejido se va reduciendo, aunque no llega a desaparecer del todo.

En ocasiones, las vegetaciones crecen más de lo normal, o se mantienen muy grandes, y terminan por tapar la fosa nasal y las trompas de Eustaquio, llevando también a otras infecciones como la otitis o la rinofaringitis. El aire no pasa correctamente por las fosas nasales, lo que provoca que las infecciones puedan ser más habituales.

Si no se trata, las vegetaciones pueden acabar provocando problemas de deformación del paladar o en la arcada dentaria. Asimismo, las otitis de repetición pueden acabar provocando perforaciones o inflamaciones crónicas.

¿Qué síntomas tienen las vegetaciones?

La característica o síntoma más habitual es la dificultad para respirar. Las personas que lo sufren suelen respirar siempre por la boca o tener una voz nasal, sufrir continuos catarros con mucha mucosidad, toses e infecciones de oído de repetición.

Asimismo, presentan otros síntomas como son ronquidos y apnea del sueño o dificultad al tragar.

¿Cuál es el tratamiento más habitual para las vegetaciones?

Los síntomas se pueden tratar con antihistamínicos y descongestionantes. Sin embargo, cuando éstos se vuelven crónicos, es necesario realizar una cirugía para realizar un raspado de las vegetaciones. Lo ideal es operar a los 2 años, no obstante, el otorrinolaringólogo determinará la mejor opción en cada caso.

Se trata de una intervención muy sencilla, que se realiza por vía oral y con anestesia general. Es una cirugía muy efectiva y rara vez necesita una segunda intervención.

La principal complicación que puede surgir cuando se sufren vómitos con sangre es el atragantamiento del paciente. Además, debido a la pérdida de sangre, puede producirse un déficit de glóbulos rojos o una hemorragia excesivaGuardar

Guardar

Cirugías que realizamos

Patologías que trata un Otorrinolaringólogo

Equipo Médico

Dr. Javier Cervera Escario

N. colegiado:  282097


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.