91 410 02 00

Adenoidectomía

 

¿Qué es la adenoidectomía?

Se trata del procedimiento quirúrgico mediante el cual se extirpan las adenoides, también llamadas vegetaciones y que están situadas en la rinofaringe, zona que se encuentra tras el paladar, detrás de las fosas nasales.

En ocasiones se produce en las vegetaciones una inflamación tan grande que puede llegar a obstruir el paso de aire de la fosa nasal a la laringe, dando pie a realizarse una respiración por la boca como compensación. Esto puede derivar en complicaciones como la otitis, infecciones en el tracto superior respiratorio, generar ronquidos al dormir, bronquitis, etc. Es en estos casos cuando se recomienda realizar la adenoidectomía.

La principal complicación que puede surgir cuando se sufren vómitos con sangre es el atragantamiento del paciente. Además, debido a la pérdida de sangre, puede producirse un déficit de glóbulos rojos o una hemorragia excesivaGuardar Guardar

PRECIO CERRADO

1.565€

N

Consulta de valoración

N

Estudio preoperatorio

N

Gastos de la operación y honorarios médicos

N

Estancia en el hospital

N

Revisión postquirúrgica

N

Servicio de traslado

*Consultar zona

¿Qué son las adenoides o vegetaciones?

Son las más grandes de las amígdalas, y se las conoce también como amígdala faríngea o amígdala nasofaríngea. Forman parte del anillo de tejido linfoide de Waldeyer que también cuenta con las amígdalas palatinas y las linguales. Este conjunto de tejido linfático se localiza en el techo de la nasofaringe, punto en el que la nariz se une con la garganta.

Las adenoides pertenecen al sistema inmune, y su función es combatir las infecciones y proteger al individuo de virus y bacterias en la parte nasal y bucal. Los niños y las niñas son los únicos que tienen adenoides, se desarrollan desde que el bebé nace y alcanzan su mayor tamaño entre los tres y cinco años. A partir de los siete u ocho años, las vegetaciones empiezan a disminuir de tamaño y para cuando finaliza la adolescencia apenas son perceptibles. En la edad adulta ya habrán desaparecido completamente, y esto es así porque esta masa linfática puede llegar a ser útil para los niños, pero no es necesaria para los adultos.

En los niños estas pueden hincharse a causa de infecciones bacterianas o víricas o debido a alguna reacción alérgica. En la mayoría de casos, aunque estén agrandadas no provocan molestias importantes y el niño o niña puede hacer vida normal. Sin embargo, cuando causan una incomodidad que interfiere con la vida del niño se recomienda la adenoidectomía.

 

Síntomas de las adenoides

  • Respirar con la boca abierta sobre todo por la noche.
  • Sequedad en la boca
  • Roncar durante el sueño
  • Rinolalia
  • Mal aliento tras levantarse
  • Congestión de la nariz
  • Infección de oído
  • Apnea durante el sueño

 

¿Cuándo se indica realizar una adenoidectomía?

Las adenoides o vegetaciones pueden o necesitan ser extirpadas en los siguientes casos:

  • El niño o niña tiene dificultades a la hora de respirar y tiene que respirar por la boca. Esto trae consigo consecuencias como labios agrietados y boca o garganta seca.
  • Problemas para dormir que traigan consigo ronquidos o apnea del sueño.
  • Problemas en los oídos de forma frecuente como infecciones de oído.
  • Sinusitis persistente generando moqueo constante, dolor en la cara y voz nasal.

 

¿Cuándo está contraindicado realizar una adenoidectomía?

  • Existe un trastorno en la coagulación
  • En niños que puedan desarrollar alguna insuficiencia velopalatina, entre otras: paladar corto, fisura en el paladar, debilidad en los músculos que venga dada por alguna enfermedad neurológica o síndrome de Kabuki. En este caso la adenoidectomía se puede practicar parcialmente.
  • Síndrome de Down ya que puede haber riesgo de sufrir una subluxación atloaxoidea. Si se coloca al paciente en posición neutra esto se puede revertir y es posible hacer una intervención sin complicaciones.

 

Diagnóstico de las Adenoides

En ocasiones no es fácil distinguir las vegetaciones de otras lesiones como rinitis o rinosinusitis, incluso puede que el tamaño no esté directamente relacionado con los síntomas. Algunas de las pruebas que se llevan a cabo para el diagnóstico son: el examen de la zona bucofaríngea, una rinoscopia anterior, una radiografía de cavum, una nasofaringoscopia o un examen del sueño.

Procedimiento de la cirugía de Adenoides o Vegetaciones

La intervención quirúrgica es realizada por un otorrinolaringólogo y es de corta duración, en torno a los 30 minutos. Existen diferentes métodos para la extirpación de las vegetaciones, pero el más frecuente es hacerlo por la boca. Otra forma de realizar la operación es a través de la naríz, pero es menos practicado.

Una vez el paciente está bajo anestesia general y colocado boca arriba, con ayuda de un abrebocas se realizará la visualización con un espejo de la zona o la palpación del tejido. Para la extirpación se pueden utilizar distintas herramientas:

  • Una cureta mediante un corte frío: es el más utilizado
  • Electrocauterio
  • Láser
  • Radiofrecuencia
  • Adenotomo
  • Microdebridador

Una vez hecha la intervención es normal que al paciente le quede una superficie sangrante a la que se hace una compresión y que cierra espontáneamente en poco tiempo.

Tras la operación el niño o la niña tendrá que permanecer en el hospital hasta que la anestesia desaparezca. Después de hacerse una adenoidectomía los niños pueden sufrir problemas de poco riesgo que deberán desaparecer entre una semana y cuatro semanas después de la intervención, como por ejemplo halitosis, dolor de garganta y oídos, rigidez en la mandíbula, obstrucción nasal o cambios en la voz. Rara vez se da que el paciente tenga una hemorragia, teniendo para ello que someterse a varias cirugías para cauterizar o vendar.

 

¿Cuáles son las expectativas tras la operación?

La mayoría de los niños respiran mucho mejor por la nariz, sufren menos molestias de garganta y no tienen tantas infecciones de oído. Rara vez las adenoides vuelven a aparecer, en estos casos si así fuera y trajeran consigo problemas se podrían volver a extirpar. Es raro que haya pérdidas de resistencia inmunológica frente a infecciones.

 

El postoperatorio de las vegetaciones

Los primeros días es importante que el paciente permanezca en reposo y no realice muchos esfuerzos físicos. Si apareciera dolor se pueden ingerir analgésicos que lo apacigüen. También se aconseja seguir una dieta blanda y no tomar alimentos muy calientes. Si se presenta fiebre mayor a 38º, dolor o problemas de movilidad en el cuello o sangrado debe acudir a urgencias para el correcto control.

 

Posibles complicaciones  de la cirugía

  • Hemorragias: Debida a una mala práctica quirúrgica, la toma de aspirina previamente, alteraciones en la sangre. Para prevenirla hay que hacer una buena hemostasia y eliminar cualquier resto de adenoide. Suele darse en las primeras horas tras la operación.
  • Tortícolis
  • Insuficiencia velopalatina
  • Problemas en la trompa de Eustaqui provocando inflamación y otalgia.

Ante cualquier molestia, ponte en las mejores manos y consulta con tu otorrinolaringólogo el Dr. Javier Cervera en Hospital Fuensanta.

Concertado con las principales aseguradoras.

Cirugías que realizamos

Patologías que trata un Otorrinolaringólogo

Equipo Médico

Dr. Javier Cervera Escario

N. colegiado:  282097


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.