91 410 02 00

Extracción Cuerpo Extraño

La extraccion de un cuerpo ocular plantea en más de una ocasión miedo por parte del paciente al que se le tiene que eliminar dicho objeto. Sin embargo, conociendo cómo se lleva a cabo el proceso, se pueden despejar todas las dudas a la par que se observa la importancia de someterse a ello. También os contamos las principales causas y síntomas de estos cuerpos extraños en la superficie ocular para que podáis detectarlos y prevenir la introducción de nuevos agentes en los ojos.

Causas de cuerpo extraño ocular

En primer lugar, vamos a definir qué es un cuerpo ocular. Se trata de un objeto que queda adherido a la córnea del ojo y resulta molesto. Para prevenir posibles lesiones por creación de rasguños, lo mejor es eliminar este cuerpo extraño.

La causa principal por la que se introducen estos cuerpos extraños es el arrastre a través del aire. Pequeñas partículas que están presentes en el ambiente pueden introducirse en nuestros ojos si no son debidamente frenadas por las barreras naturales (cejas o pestañas). Esto es así en el caso de los objetos no penetrantes.

No obstante, hay un segundo tipo de objetos: los penetrantes. Estos tienen naturaleza metálica y son los más peligrosos, pues pueden insertarse en la córnea e incluso sobrepasar esta capa del ojo. Este ámbito es más restringido y prácticamente se limita a aquellas personas que trabajan con metales en procesos de afilado, con martillos… Es por ello que la prevención utilizando gafas de protección es esencial.

Tratamiento cuerpo extraño ocular

El tratamiento es diferente en función de si nos encontramos ante un tipo de agente extraño u otro. En el caso de partículas más simples como polvo o arena, lo primero que deberíamos hacer es examinar el ojo, siempre con cuidado de no frotar para causar lesiones. En ningún caso debe utilizarse ninguna técnica alternativa al uso de agua fresca. Se recomienda verter agua sobre el ojo con el objetivo de que el cuerpo extraño abandone el ojo sin causar lesiones. Si esto no es posible, y el dolor y la hinchazón continúan, será necesario contactar con un centro médico.

En el caso de que el cuerpo extraño sea más peligroso (metales) y penetre directamente en el ojo, las recomendaciones cambian. Desde un primer momento hay que avisar al servicio de urgencias del centro médico, aprovechando para tapar el ojo con un objeto como puede ser una taza fijada con cinta adhesiva. Durante la espera, se tiene que conseguir a toda costa que no haya ningún tipo de presión sobre el globo ocular.

Sintomas de cuerpo extraño ocular

Los síntomas más frecuentes ante la presencia de un cuerpo extraño en la superficie del ojo son fáciles de detectar. El principal de ellos sería la sensación de tener arena en el interior, acompañado de dolor y molestia. Además, si el cuerpo se sitúa bajo el párpado, al abrir y al cerrar el dolor aumentará. Otros indicios que sirven para detectarlos son la hinchazón, rojez y lagrimeo constante, añadidos a los síntomas anteriores.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que los objetos más peligrosos como los metales no siempre causan tanto dolor e incomodidad como el polvo o la arena. Por ello, si sospechas que puedes tener alguno en el interior, es conveniente que inspecciones el ojo y acudas a tu médico.

En definitiva, la extraccion de cuerpo ocular es necesaria para evitar daños y complicaciones mayores en la córnea del ojo o en capas inferiores. Si entra un cuerpo extraño, lo mejor es intentar eliminarlo con agua sin frotar en ningún momento. Si este ha penetrado en el ojo, es esencial acudir inmediatamente al médico para que proceda a su extracción.

 

Concertado con las principales aseguradoras.

PIDA CITA LLAMANDO AL 91 410 02 00 ¿No tiene seguro médico? Rellene el formulario y le contactamos en breve.
Z

Precio de la consulta 150€

Incluye consulta y revisión con el oftalmólogo
Solicita información

1 + 7 =

Cirugías que realizamos

Pruebas Médicas y Chequeos

Patologías que trata un Oftalmólogo

Equipo Médico

Dr. Reche

N. colegiado

Dr. Gutiérrez

N. colegiado


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.