91 410 02 00

Nutrición en Hemodiálisis

La nutrición es la base de la prevención, pero también es un arma terapéutica fundamental.

¿Qué debe comer el paciente?

En el caso del enfermo renal crónico en hemodiálisis  las restricciones alimentarias conllevan frecuentemente  a un incorrecto aporte de nutrientes, que no solo afecta a su función renal, sino a su propio estado nutricional, lo que repercutirá en su estado de salud.

Los riñones son órganos con importantes funciones, entre las cuales está su capacidad para mantener el equilibrio hidroelectrolítico y su capacidad para eliminar productos de desecho a través de la orina. Entre estos productos se encuentran el sodio, el potasio, el fósforo y la urea. Con una dieta adecuada se puede reducir la cantidad de desechos que se acumulan en su organismo.

Cuando los riñones no funcionan correctamente, se reduce la producción de orina y se acumula líquido en el organismo ocasionando hipertensión, inflamación de los tejidos, fallos en el corazón e incluso edema pulmonar (acumulación de líquido en los pulmones); por este motivo es muy importante controlar la ingesta de líquidos entre las sesiones de diálisis.

La principal complicación que puede surgir cuando se sufren vómitos con sangre es el atragantamiento del paciente. Además, debido a la pérdida de sangre, puede producirse un déficit de glóbulos rojos o una hemorragia excesivaGuardar Guardar

Los principales objetivos del tratamiento nutricional en este momento son:

 

  1. Mantener un adecuado estado nutricional.
  2. Evitar complicaciones de la insuficiencia renal provocadas por transgresiones dietéticas.
  3. Reducir la toxicidad urémica.
  4. Reducir las alteraciones metabólicas secundarias al daño renal.

Recomendaciones nutricionales generales para pacientes en hemodiálisis

 

  • Aporte Energético: El aporte energético debe ser adecuado para mantener un peso saludable y estable, y para que las proteínas ingeridas no se utilicen con fines energéticos. Las recomendaciones establecidas para el paciente renal oscilan entre 30-35 Kcal/Kg Peso, teniendo en cuenta la actividad física realizada.
  • Aporte de Proteínas: Las recomendaciones establecidas para la ingesta de proteínas previenen la desnutrición. Son aportadas por alimentos de origen animal como huevos, carnes, pescados, leche y derivados; y alimentos de origen vegetal como cereales y legumbres.
  • Aporte de Hidratos de Carbono: Los hidratos de carbono deben cubrir la mitad de las necesidades energéticas. Son aportados por alimentos como cereales, patatas, legumbres y verduras. 
  • Aporte de sodio: Cuando se consumen alimentos con cloruro de sodio (sal); la sal se une al agua por lo que se produce más sed. La sal se acumula en el organismo, de manera que provoca graves problemas de salud como la hipertensión e incluso embolias. También se deben evitar las sales “sin sodio” (cloruro de potasio) y las sales con bajo contenido en sodio.

En nuestra cultura, la sal es un condimento que se utiliza en grandes cantidades. No debe renunciar al sabor, pero si educar a su paladar a saborear  las comidas con menos sodio.

Empiece a sustituir la sal con sabores como el ajo, la cebolla, el apio o un poco de vinagre y utilice hierbas aromáticas como el cebollino, el perejil, el orégano, el tomillo, etc. Aumentará los sabores y reducirá muchísimo el riesgo de sufrir problemas de salud. Únicamente debe evitar las especias de sabor intenso como el chile y la pimienta, dado que también aumentan la sed.

Una sugerencia más: evite los alimentos ya procesados (caldos, platos precocidos, embutidos, enlatados), suelen contener más sal de la que usted debe consumir.

  • Aporte de Potasio: El riñón es la principal vía de eliminación del potasio y su acumulación puede provocar graves arritmias cardíacas e incluso la muerte. Debe controlarse su ingesta debido a que se encuentra en prácticamente todos los alimentos. La cantidad a consumir será entre 2000-2500 mg/día. Las frutas y verduras son ricas en potasio.
  • Aporte de Fósforo: El fósforo es un mineral presente en muchos alimentos. La retención del mismo es una complicación frecuente en la insuficiencia renal y puede provocar problemas cardíacos y en los vasos sanguíneos, al depositarse junto al calcio en los mismos. Su consumo debe restringirse entre 800-1200 mg/día.
  • Aporte de Calcio: En la insuficiencia renal, los requerimientos de calcio están aumentados ya que su absorción intestinal está disminuida por falta de vitamina D. Las dietas habitualmente prescritas son bajas en calcio, ya que alimentos ricos en éste, lo son también en fósforo y potasio por lo que en muchas ocasiones su tratamiento se complementará con vitamina D y medicamentos que aportan calcio y atrapan el fósforo en el intestino evitando su absorción. El requerimiento diario de calcio oscila entre 1500-2000 mg.
  • Aporte de Líquidos: Demasiados líquidos en el organismo puede resultar peligroso. Muchos alimentos contienen agua. Su consumo recomendado es de 500 ml (2 vasos) más el volumen de orina residual; es por este motivo que le recomendamos que mida con frecuencia lo que orina en un día. De este modo la ganancia de peso entre una sesión de diálisis y otra no superará los 2 kg (1 litro de agua/líquido pesa 1 kg).
  • Aporte de Vitaminas: En la insuficiencia renal existe el riesgo de deficiencia de vitaminas hidrosolubles, especialmente ácido fólico, B6, B12 y vitamina C. Su nefrólogo le indicará oportunamente si es necesaria su suplementación. Las vitaminas liposolubles la aportan los alimentos y no es necesario suplementarlas.

Todos estos consejos son de carácter general. Es muy importante individualizar su dieta en este momento; en la Unidad de Hemodiálisis disponemos de un nutricionista-dietista quien le ayudará con el tratamiento nutricional.

Cirugías que realizamos

Patologías que trata un Otorrinolaringólogo

Equipo Médico

Dr. Javier Cervera Escario

N. colegiado:  282097


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.