91 410 02 00

Hiperlaxitud vaginal

 

¿Qué es la hiperlaxitud vaginal?

 

La hiperlaxitud vaginal se trata del aumento de la anchura de la vagina. Esto conlleva la disminución de sensaciones placenteras durante el coito debido a la disminución de la fricción, así como la frecuente aparición de ruidos vaginales originados por la falta de adaptación de la vagina.

Para aquellas mujeres que utilicen copa vaginal o tampones, notan que el tamaño que usan de forma habitual se les tiende a salir a las zonas más externas de la vagina, esto es algo que incomoda mucho.

La hiperlaxia vaginal se suele dar también en mujeres que han tenido partos vaginales, especialmente si han sido más de uno y si han tenido fetos más bien grandes.

 

hiperlaxitud vaginal laser co2 madrid

¿Como es el diagnóstico de la hiperlaxitud vaginal? 

 

Al ser una entidad tanto funcional como anatómico, el diagnóstico es algo subjetivo, y recae en las sensaciones que nota la paciente.

Igualmente cuando a la exploración se percibe una apertura vaginal mayor, acompañada en muchas ocasiones de prolapsos vaginales incipientes, también se considera que existe hiperlaxitud vaginal, pero si la paciente no presenta ninguna sintomatología añadida, no hace falta tratarlo, aunque sea algo que le pueda aportar muchos beneficios.

¿En que consiste el tratamiento con láser CO2 para la hiperlaxitud vaginal?

 

El mejor tratamiento que existe para tratar la hiperlaxitud vaginal es el láser CO2. Tanto con él como con la radiofrecuencia vaginal, se estimula la producción de nuevo colágeno en el tejido conectivo que sujeta la vagina, de forma que se consigue que se estreche  a la vez que vuelve a ser elástica logrando así un tensado vaginal.

Para su aplicación se utilizan unos dispositivos tubulares intravaginales que permiten proyectar la luz láser a lo largo del epitelio vaginal en toda su circunferencia y longitud, esto se consigue mediante un sistema de espejos. Los impactos lumínicos ejercen un estímulo en los fibroblastos del tejido conectivo, se aumenta la consistencia, el espesor y la elasticidad a través de la formación de nuevas proteínas como la elastina y el colágeno.

Una alternativa sería infiltrar ácido hialurónico de relleno en las paredes de la vagina para reducir el tamaño del canal vaginal, la vagina se estrecharía pero no queda elástica, se da una buena solución anatómica pero no funcional, al contrario que lo que consigue con el láser.