91 410 02 00

Hipotirodismo

 

hipotiroidismo La tiroides es una glándula con forma de mariposa que está en el cuello, y que produce hormonas. Las hormonas tiroideas controlan muchas actividades en su cuerpo, como la rapidez en quemar calorías, la rapidez de los latidos del corazón. En definitiva todas las actividades que tienen que ver con el metabolismo.

Si la glándula tiroides no es lo suficientemente activa, no produce la cantidad de hormona tiroidea necesaria y se produce lo que se conoce como hipotiroidismo.

¿Qué causa el hipotiroidismo?

El hipotiroidismo es más común en las mujeres, en las personas con otros problemas de la tiroides y en las personas mayores de 60 años de edad. El tipo más común es la Enfermedad de Hashimoto, un trastorno autoinmune.

Otras causas son los nódulos tiroideos, tiroiditis, el hipotiroidismo congénito, la extirpación quirúrgica de una parte o la totalidad de la tiroides, el tratamiento de radiación de la tiroides y algunos medicamentos.

¿Qué síntomas tiene el hipotiroidismo?

Los síntomas pueden variar de una persona a otra, sin embargo, los más habituales son:

  • Fatiga
  • Aumento de peso
  • Hinchazón de la cara
  • Intolerancia al frío
  • Dolor en las articulaciones y los músculos
  • Estreñimiento
  • Piel seca
  • Cabello fino y seco
  • Disminución de la sudoración
  • Períodos menstruales abundantes o irregulares y problemas de fertilidad
  • Depresión
  • Disminución del ritmo cardiaco

¿Cómo se diagnostica?

Para descartar cualquier alteración de la tiroides (hipotiroidismo o hipertiroidismo) se debe acudir al endocrino, para que realice un análisis de sangre. Con él se podrá comprobar cuáles son los parámetros de la TSH (que es la hormona tiroidea). Cuando está elevada, tenemos hipotiroidismo. Además, se suele detectar un descenso de la T4, aunque el nivel de la T3 se encuentre dentro de la normalidad.

En otras ocasiones, se realizan analíticas para determinar los anticuerpos antitiroideos, para poder saber si se debe a un problema autoinmune.

A veces, se realiza una ecografía tiroidea, para descartar algún nódulo maligno o cáncer de tiroides, en el caso de tener bocio.

Por último, una vez confirmado el hipotiroidismo por causa autoinmune, lo normal es evaluar otras glándulas como las suprarrenales, paratiroides o gónadas.

¿Cuál es el tratamiento para el hipotiroidismo?

Su endocrino decidirá cuál es el mejor tratamiento en su caso, para disminuir los niveles de hormonas tiroideas. No obstante, debe saber que requiere terapia de por vida. El tratamiento consiste en la reposición de la hormona tiroidea T4. La terapia solo sustituye la hormona T4 y no la T3, puesto que en condiciones normales la mayoría de la T3 presente en el organismo procede de la modificación de la T4.

La medicación que se utiliza más habitualmente es la levotiroxina. Se prescribirá la menor dosis posible que restablezca los niveles normales de esa hormona. Y si es necesario se irá ajustando la dosis, tras hacer controles con análisis de sangre.

Asimismo, se recomienda a los pacientes seguir una serie de pautas:

  • No abandonar ni modificar el tratamiento sin consultar con el médico.
  • Eliminar la alimentación rica en soja, que puede afectar a la absorción del tratamiento.
  • Tomar la medicación en ayunas.
  • Esperar al menos 2 horas antes de tomar cualquier otra medicación, incluso vitaminas.

En el caso de que el hipotiroidismo tenga una causa autoinmune, posiblemente sea necesario trata las alteraciones de las glándulas suprarrenales, paratifoideas, gónadas.

Por último, se recomienda llevar una dieta equilibrada, ya que el hipotirodismo provoca una tendencia a aumentar de peso. Se debe seguir una dieta rica en grasa y en frutas y verduras.La principal complicación que puede surgir cuando se sufren vómitos con sangre es el atragantamiento del paciente. Además, debido a la pérdida de sangre, puede producirse un déficit de glóbulos rojos o una hemorragia excesivaGuardar

Guardar

Patologías que trata un Endocrino


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.