91 410 02 00

Lesiones névicas benignas

 

¿Qué son las lesiones névicas benignas?

 

Los nevus melanocíticos, son unas lesiones cutáneas benignas que se encuentran en la mayoría de la población. Se trata de unos tumores benignos derivados de las células responsables de la pigmentación de la piel.

Pueden ser planas o estar algo sobreelevadas. Los colores que presentan pueden ir desde el marrón oscuro o negro y desde el rosado al moratón. Estas proliferaciones van cambiando de forma y color a lo largo de la vida. El color de estas lesiones está relacionado con la localización de la melanina.

Las pecas, por ejemplo, se oscurecen durante el embarazo o con la exposición solar. Tienen la tendencia de perder progresivamente su pigmentación durante la adultez de la persona y además pueden llegar a  desaparecer en edades más adelantadas.

Se suelen desarrollar una media de 20 a 50 lesiones névicas benignas durante toda una vida. Sus factores son ambientales y genéticos. 

¿Qué lesiones névicas benignas deben de ser extirpadas?

 

Normalmente la gran parte de estas lesiones no son peligrosas. Habría que eliminarlas por los siguientes motivos:

  • Nevus melanocíticos muy pigmentados en zonas complicadas para el control clínico (cuero piloso, región genital, perianal..).
  • Motivos cosméticos, aunque es algo  relativo.
  • Crecimiento rápido, sangrado, bordes y coloración irregulares, etc.
  • Un nevus melanocítico que experimenta irritación o que a menudo se irrita (afeitado, ropas, etc.).

¿Qué tipos de lesiones névicas benignas?

Los nevos melanocíticos que están ya presentes cuando nacemos se llaman nevos melanocíticos congénitos (un 1% de los recién nacidos los tienen). Los que aparecen a lo largo de la vida tienen el nombre de nevos melanocíticos adquiridos. Los tres tipos más conocidos de lesiones névicas benignas son:

  • Nevos melanocíticos adquiridos. Lesiones de coloración, tamaño, número y localización que pueden ser palpables o planas. Con los años muestran un aspecto no pigmentado y con una coloración carne. Los factores genéticos  condicionan el número de estas lesiones. En las zonas más expuestas al sol son más abundantes.
  • Nevos melanocíticos congénitos. Son de un tamaño muy variable. Se han dividido por tamaños: pequeño, intermedio y  gigantes. Los nevos melanocíticos gigantes tienen el riesgo de terminar siendo un melanoma maligno, especialmente si existen antecedesntes familiares.

 

  • Nevos atípicos. Estas lesiones son lunares presentan unas características clínicas nada convencionales, además tienen que tener una serie de controles dermatoscópicos y clínicos de manera asidua. Los bordes son irregulares y de gran tamaño con algunos hallazgos que hacen creer la el posible desarrollo de una un melanoma. Los nevos atípicos son extirpados con frecuencia.

¿Sabes en que consiste el Láser CO2 fraccionado? Es una técnica que posee muchas aplicaciones en el campo de la medicina estética. Trabaja a mayor profundidad que otros lásers, además es válida en todos los tipos de piel. Consulta aquí de qué trata. 

Prueba el tratamiento con Láser CO2 para las lesiones névicas benignas. Pincha aquí si quieres informarte sobre esta nueva técnica.

lesiones névicas benignas tipos