91 410 02 00

Carcinoma de Células de Merkel

 

El Carcinoma de Células de Merkel es un cáncer de piel agresivo y poco frecuente. Además, tiene un alto riesgo de reproducirse y propagarse, hasta convertirse en metástasis. Cuando se reproduce, suele hacerlo a los dos años del haber aparecido el primer tumor.

 

Aunque es un tipo de cáncer menos frecuente que el melanoma, su tasa de mortalidad es mucho mayor, alcanzando a 1 de cada 3 casos (mientras que en el melanoma, la muerte se produce en 1 de cada 6 pacientes).

 

Suele aparecer en personas de más de 50 años, en zonas de la piel que han estado muy expuestas al sol.

 

¿Cuáles son las causas del Carcinoma de células de Merkel?

 

Una de las causas más importantes es la inmunodepresión; de hecho, un 50% de los casos ocurre en pacientes inmunodeprimidos antes de los 50 años de edad. Algunos medicamentos administrados a pacientes trasplantados deprimen su sistema inmunológico.

 

El Carcinoma de Células de Merkel (CCM) está muy relacionado con otras enfermedades como el carcinoma espinocelular o de células escamosas (CCS), el carcinoma basocelular o de células basales (CCB) o la enfermedad de Bowen, causadas en general por la exposición excesiva a los rayos ultravioleta.

 

Por último, los pacientes que sufren psoriasis y que reciben un tratamiento con fototerapia tienen una incidencia de CCM 100 veces mayor a la de la población general.

 

¿Cuáles son los primeros síntomas del Carcinoma de células de Merkel?

 

Normalmente se presenta en forma de nódulos firmes e indoloros localizados en un área que suela estar expuesta al sol (cabeza, cuello, párpados). Generalmente son rojos, azules o del color de la piel, y su tamaño no suele superar los 20 mm de diámetro.

 

¿Qué pronóstico tiene el Carcinoma de células de Merkel?

 

Si el cáncer de detecta y se trata en las primeras fases de desarrollo, normalmente se puede curar. Sin embargo, es un cáncer muy agresivo y que crece muy rápido, por lo que es complicado detectarlo de forma temprana.

 

Tanto es así, que incluso un cáncer de células de Merkel pequeño tiene un 30% de probabilidad de haberse propagado a los ganglios linfáticos adyacentes y haber producido metástasis antes de hacerse el diagnóstico

 

 Tratamiento para el carcinoma de células de Merkel

Los médicos suelen llevar a cabo una técnica llamada biopsia de ganglio linfático centinela (BGLC) en pacientes que tienen un carcinoma de células de Merkel. Independientemente del tamaño del tumor, esta prueba permite determinar si la enfermedad se ha propagado (produciendo metástasis) a los ganglios linfáticos. Es una técnica muy poco invasiva, con pocos efectos secundarios.

 

Una vez determinada la fase de la enfermedad se determinará el tratamiento a utilizar, dependiendo del estado general de salud del paciente. Los tratamientos más habituales son la cirugía para extirpar el tumor, la radioterapia y la quimioterapia.

 

Los médicos recomiendan la extirpación en cualquiera de las fases del cáncer. Después, dependiendo del riesgo que exista de reincidencia, se puede usar radioterapia (que se usa en casi el 100% de los casos) y/o quimioterapia. Ésta última se utiliza en pacientes en los que el cáncer se ha propagado a otros órganos, como pulmones o hígado.

Cirugías y tratamientos 

Patologías que trata un Dermatólogo

Equipo Médico

Dra. Nuria Valdeolivas

N. colegiado 282867055

cancer de piel

Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.