91 410 02 00

Otoplastia, Operación de orejas

Tiempo de la cirugía

90 min

Estancia en la clínica

1 día

Anestesia

General

Recuperación

1 semana

N

Consulta de valoración

N

Estudio preoperatorio

N

Gastos de la operación y honorarios

N

Cirugía ambulatoria

N

Revisión postquirúrgica

¿Qué es la Operación de Otoplastia?

La otoplastia consiste en una remodelación quirúrgica de la oreja externa, siendo el objetivo principal el de corregir una deformidad o mejorar la apariencia de esta. La cirugía de corrección de orejas es una cirugía estética realizada para alterar el tamaño o la forma de las orejas, o fijarlas hacia atrás si sobresalen.

La remodelación de las orejas se conoce como otoplastia o pinaplastia. Por lo general, se lleva a cabo en niños y adolescentes jóvenes, aunque los adultos también pueden someterse a esta intervención. Hay que tener en cuenta que una otoplastia no es adecuada para niños menores de cinco años ya que sus oídos seguirán creciendo y desarrollándose. Los niños y adultos con deformidades auriculares pueden sufrir trastornos sociales significativos y trauma psicológico, y es por ello que muchos se someten a esta operación. La mayoría de pacientes que se someten a esta intervención lo hacen porque tienen orejas prominentes o que sobresalen más de lo normal, pero también se puede realizar una otoplastia cuando alguna de las dos orejas o ambas, debido a una lesión o problema congénito, ha quedado deforme.

Se suele llevar a cabo una otoplastia en ambas orejas para para que así queden más simétricas, y es importante saber que la otoplastia nunca cambiará de lugar las orejas ni afectará a la capacidad auditiva.

¿Para quién está indicada la Cirugía?

Especialmente para niños y también adultos que cumplen las siguientes características: 

  • Saludable, sin una enfermedad potencialmente mortal o infecciones crónicas del oído no tratadas.
  • Niños mayores de 5 años, o que ya tienen un cartílago de la oreja lo suficientemente estable como para corregirlo.

Operación de Otoplastia

Para la corrección de las orejas se utilizan técnicas quirúrgicas que fomentan la creación o aumento del pliegue que hay justo dentro del borde de la oreja y para reducir la concavidad más grande y más profunda de la oreja externa. Las incisiones para la otoplastia generalmente se hacen en la superficie posterior de la oreja. Cuando se necesitan incisiones en la parte frontal de la oreja, se hacen dentro de sus pliegues para ocultarlas. Se utilizan suturas internas no removibles para crear y asegurar el cartílago con la nueva forma que se le ha dado.

Tras colocar estas suturas se cierra la incisión mediante puntos externos. Las técnicas son individualizadas, teniendo cuidado de no distorsionar otras estructuras y de evitar una apariencia antinatural de «anclaje».

La cirugía de orejas ofrece resultados casi inmediatos en casos de orejas que sobresalen, visibles una vez que se eliminan los apósitos que soportan la nueva forma de la oreja durante las fases iniciales de curación. Con la oreja colocada permanentemente cerca de la cabeza, las cicatrices quirúrgicas se ocultan detrás de la oreja o bien se ocultan dentro de los pliegues naturales de la oreja.

En intervenciones de orejas deformes o de cualquier otro tipo al ser una cirugía de oreja más extensa, es normal que los resultados de la reconstrucción aparezcan en etapas a lo largo del tiempo.

El postoperatorio de la Otoplastia

El malestar inmediatamente después de la cirugía de oído es normal y puede controlarse con analgésicos. Puede haber una sensación de picazón debido a las vendas pero, es esencial que los vendajes permanezcan intactos y no se retiren por ningún motivo. De lo contrario, puede perder parte de la corrección y puede requerir una cirugía secundaria.

Aunque se esperan buenos resultados, no hay garantía de satisfacción completa con los resultados. En algunas situaciones, puede que no sea posible lograr resultados óptimos con un solo procedimiento quirúrgico y puede ser necesaria otra cirugía.

Después de la cirugía se aplicarán vendajes para mantener la zona intervenida limpia, protegida de traumas y para apoyar la nueva posición de la oreja durante la curación inicial.

Se le darán instrucciones específicas que pueden incluir cómo cuidar sus oídos después de la cirugía, los medicamentos para aplicar o tomar por vía oral para ayudar a curar y reducir el riesgo de infección, además de cuándo se citará al paciente para un seguimiento de la operación con el cirujano plástico. Si ocurre alguna complicación, es importante que se notifique al cirujano plástico, el cuál determinará si se necesita algún tratamiento adicional.

Es importante que las incisiones quirúrgicas no estén expuestas a una presión excesiva, la luz solar y a abrasión o movimiento durante el tiempo de curación. Hay que evitar dormir de lado para no ejercer fuerza sobre las orejas. También es importante no frotar ni mover de forma brusca las incisiones.