91 410 02 00

Hernia Epigástrica

¿Qué es la Hernia Epigástrica?

 

La hernia epigástrica se trata de un desgarro de las fibras entrecruzadas de la zona del abdomen que se encargan de mantenerlo fuerte. Es una forma de hernia abdominal. Estas hernias provocan la salida al exterior de algún órgano (el intestino normalmente) o tejidos. Esto se produce por un defecto de la pared abdominal. Se forma un bulto que se puede ver y palpar cuando sucede este desgarro. 

 

La hernia epigástrica se produce 3 veces más en hombres que en mujeres. Muchas de estas hernias son diagnosticadas normalmente en adultos y no tanto niños. 

 

hernia epigastrica tratamiento madrid

 

¿Cuáles son las causas de la hernia epigástrica?

La Hernia se puede producir debido a otros motivos como:

  • Embarazo en el caso de mujeres
  • Envejecimiento
  • Sobrepeso
  • Grandes esfuerzos físicos
  • Levantamiento de mucho peso

¿Cuáles son los síntomas de la Hernia Epigástrica?

 

  • El síntoma principal es el bulto que se encuentra entre el esternón y el ombligo, en la línea alba (línea media del abdomen). Mide normalmente entre 0.5 y 1 cm. Provoca un dolor localizado en la hernia, pero en general no suele molestar. La hernia se puede hacer más evidente aumentando el tamaño del bulto, cuando se realiza algún esfuerzo abdominal, con la tos, palpación de la hernia, etc. 

  • Puede que la hernia provoque una falta de riego sanguíneo en esa zona o quede atrapada en el orificio herniario, e incluso, se estrangule. Si ocurre esto, la hernia causará fuerte dolores.

  • El estreñimiento es otro de los síntomas más comunes debido a la obstrucción de parte del intestino provocada por la hernia.

¿Cómo es el diagnóstico de la Hernia Epigástrica?

  • Primero: te someterán a un examen físico en el que tendrás que toser para que se pueda ver el bulto en tu abdomen. 
  • Segundo: te acostarás con las piernas flexionadas para notar el bulto con precisión. 
  • Tercero: se te hará una tomografía computarizada o una ecografía para poder ver de forma clara el coágulo. 

¿Cuál es el tratamiento de la Hernia Epigástrica?

A través de la operación, se repara la pared abdominal. Para eliminar la hernia epigástrica, existen dos técnicas:

 

  • Operación de Hernia o Hernioplastia. La técnica utilizada es la cirugía abierta. Consiste en la reintroducción de la hernia en el interior de la cavidad abdominal para eliminar la hernia epigástrica, además del resto de hernias abdominales ubicadas en otros sitios. Una vez reintroducida, en el interior de la cavidad abdominal, se colocará una malla quirúrgica de material sintético.  Esto impedirá que la hernia se vuelva a producir y se mantenga fuerte. La intervención dura aproximadamente entre media hora y cuarenta minutos. Consulta más información sobre la Operación de Hernia.
  • Hernioplastia laparoscópica. La técnica utilizada en este caso, es mediante laparoscopia. En la pared abdominal dañada se coloca una malla quirúrgica de material sintético para que se mantenga fuerte y no vuelva a producir la hernia. Es una técnica de invasión mínima y permite al paciente recuperarse rápidamente. En ella, se realizan entre tres y cuatro incisiones en la zona, mediante éstas se introduce el laparoscopio acompañado del instrumental quirúrgico para poder reparar con éxito la hernia. Para finalizar, se sutura la incisión quirúrgica.
  • Herniorrafia. Como en la hernioplastia, se trata de la reintroducción de la hernia en el interior de la cavidad abdominal. Una vez reintroducida, se dan puntos de sutura en la zona de la pared abdominal que está defectuosa.

¿Qué complicaciones se pueden dar tras la cirugía de la hernia epigástrica?

 

La cirugía para reparar una hernia epigástrica puede llevar a ciertas complicaciones graves. Un paciente debe buscar atención médica inmediata. Si presenta alguno de los siguientes síntomas después de la cirugía: 

  • Fiebre alta
  • Dificultad para orinar
  • Secreción en el lugar de la cirugía
  • Incremento en el dolor o hinchazón en el lugar de la cirugía
  • Sangrado que no cesa
  • Náuseas
  • Vómito
  • Dolor
  • Infección
  • Cicatrizado después de la curación
  • Coágulos de sangre
  • Desarrollo de un bulto que no es una hernia
  • Una pequeña posibilidad de una hernia recurrente
  • Infección de la malla

¿Cómo es la recuperación tras la intervención de la hernia epigástrica?

Puedes regresar a tu actividad normal entre 2 semanas y 1 mes. Los pacientes que sean más longevos les tomará más tiempo. Durante la primera semana, el ombligo suele estar más sensible. Hay que aplicar sobre la línea de la incisión, una presión firme pero suave.

Durante este periodo, la incisión debe estar protegida de las actividades que aumenten la presión abdominal. La incisión debe estar protegida en las siguientes actividades:

  • Llorar, especialmente si el niño se pone rojo de la cara del esfuerzo
  • Ejercer presión durante un movimiento del intestino
  • Vomitar
  • Moverse de una posición acostada a una posición sentada o de estar sentado a ponerse de pie.
  • Estornudar
  • Toser